Textos de Seco

-> “CAFETEANDO” de Ernesto Seco (Zooilógico; 1979)

-> “amanece: el día termina” de Ernesto Seco (La luz del Topo; 1985)


“Todos saben, pinche Seco, que la música tiene el poder de transportar a las personas a otras épocas, igual que los aromas, incluso a vidas anteriores, según juran algunos de esos fanáticos que creen en la transmigración del alma, chifletas pienso yo, y te lo digo porque mi memoria te está hablando a larga distancia, mientras un concierto al aire libre que parece cuento de hadas, me da pasaje para un vuelo largo, tanto por los kilómetros como por el tiempo.”

-Poli Délano

-> Descargar versión completa en pdf (14 páginas)


A ese eco seco, a Seco.
Cito a Gustavo Aceves, que seguro citaba a Victor Hugo, que seguro citaba a alguien más, pues todos andamos los pasos de algún gigante:
“No estás más allá, donde solías estar,
ahora estás aquí donde yo estoy”.

“You are no longer there where you used to be,
You are now here where I am.”

Music, Game of Chess, Writing and Painting;
four accomplishments you reached with dignity and eloquence.
Four also the lives you created
together with your most sacred partner: beauty.

You were never to quit your life as an artist,
that makes me proud of you.
You also were never to stop the development of your spirit,
and that teaches me a lesson.

You, at the end, were never to show fear,
but rather to performe your love to us with no limits,
you gave us a reason.

Mind and Spirit over matter, you practiced.

It is not about the object of your study,
it is about the quality of your perception, you said.
But you also said that words are taken away by the wind,
Therefore I shall honor your life and your death with my devotion
to this single and endless moment.
Thank you, Thank you Seco.

-Olmo Uribe

Los frutos del Seco

A Ernesto.

Delgada es la línea de la vida
que traza con su sangre el dibujante.
En la página en blanco en un instante
bosqueja en los escaques la partida.

Ojos guiando el curso del grafito.
Dando luz y color a la acuarela.
Pigmentos y aceites a la tela.
Pinceladas oteando el infinito.

Arcilla modelada por decanos
que construyen al tiempo que ya invita
a dar a luz con tinta los arcanos,

al paisaje sin fin que nos habita,
al universo creado por las manos
del pintor que en su obra resucita.

-Ulises Aguirre Lazcano


“A veces me parece evidente que la vida es una escuela espiritual para la muerte…

A sabiendas de que este río va a la mar, no quiero desperdiciar mas oportunidades de nutrir esa vida espiritual, que al fin y al cabo se reduce a un sólo concepto: paz…

He sido siempre un agnóstico falso, me volvía mas interesante intelectualmente frente al espejo semejante postura, dotada de escepticismo y desvergüenza…

Los días lo cambian a uno, ahora pienso diferente; antes creía que yo era Dios, ahora creo que Dios soy yo… y sí, rimbombante palabrita a veces no cabe entre mi caballuna dentadura, pero me voy acostumbrando, sobre todo cuando le encuentro mas sinónimos que el mas versado panteísta…

Al final, cuando los avatares existenciales nos empujan a buscar alguna certeza absoluta, creo que acabamos con una sola y romántica palabra: la muerte… el principio y el fin de todo misterio…”

-Seco